La ciencia del por qué deberías gastar tu dinero en experiencias, no en cosas

 

 

El dinero no dura para siempre. Gástalo en cosas que, dice una investigación, te hagan feliz

 

 

La mayoría de las personas buscan la felicidad. Hay economistas que piensan que la felicidad es el mejor indicador de la salud en una sociedad. Sabemos que el dinero te puede hacer más feliz, aunque una vez que satisfagas tus necesidades básicas, no te hace mucho más feliz. Pero una de las mas grandes preguntas es cómo distribuir nuestro dinero, el cual es (para la mayoría de nosotros) un recurso limitado.

 

 

Hay una suposición muy lógica que la mayoría de las personas toman en cuenta al gastar su dinero: que porque un objeto físico durará mas tiempo, nos hará feliz por más tiempo que una experiencia de una vez como un concierto o una vacación. De acuerdo a estudios recientes, se concluye que la suposición es completamente errónea. 

 

"Uno de los enemigos de la felicidad es la adaptación," dice el Doctor Thomas Gilovich, un profesor de psicología en la Universidad de Cornell, quién ha estado estudiando la pregunta acerca del dinero y la felicidad hace más de dos décadas. "Compramos cosas que nos hagan felices, t lo logramos. Pero sólo por un tiempo. Las cosas nuevas nos parecen emocionantes al principio, pero luego nos adaptamos a ellas."

 

 

 

Entonces, en vez de comprar el último IPhone o BMW, Gilovich sugiere que sentirás más felicidad gastando tu dinero en experiencias como ir a exhibiciones de arte, haciendo actividades al aire libre, aprendiendo una nueva habilidad o viajando."

 

Los descubrimientos de Gilovich son la síntesis de estudios psicológico llevados a cabo por él y otros en "La Paradoja de Easterlin", la cuál descubrió que el dinero compra la felicidad, pero sólo hasta cierto punto. Como la costumbre afecta la felicidad, por ejemplo, se hizo un estudio que le pidió a la gente que autoevaluara su felicidad a través de grandes compras materiales y compras de algo que les trajera una experiencia.  Inicialmente, su felicidad con esas compras fue clasificada de manera similar. Pero, con el tiempo, la satisfacción de las personas con los cosas que compraron se redujo, mientras que la satisfacción de las experiencias en donde gastaron su dinero aumentó.

 

Es ilógico que algo como un objeto físico que puedes tener por un largo tiempo no te mantenga tan feliz como las experiencias de algo que hiciste una vez. Irónicamente, el hecho de que una cosa material esté presente siempre juega en contra, haciendo más fácil acostumbrarse a eso. Desaparece en el fondo y se convierte en parte de lo que consideramos normal. Pero mientras que la felicidad que nos traen las compras materiales se desvanece con el tiempo, las experiencias se vuelven en una parte arraigada a nuestra identidad. 

 

 

"Nuestras experiencias son una parte más grande de nosotros que lo son los bienes materiales," dice Gilovich. "Realmente te pueden gustar tus bienes materiales. Incluso puedes pensar que parte de tu identidad está conectada a esas cosas, sin embargo ellas permanecen separadas de ti. A diferencia de eso, tus experiencias son realmente parte de tí. Nosotros somos la suma total de nuestras experiencias."

 

Un estudio que se condujo por Gilovich incluso mostró que si las personas tienen una experiencia que impactó negativamente su felicidad, una vez que pueden hablar acerca de esto, la evaluación de esa experiencia se eleva. Gilovich atribuye esto al hecho de que algo podría haber sido estresante o escalofriante en el pasado puede convertirse en una historia cómica para contar en una fiesta o se puede llegar a ver como experiencia invaluable para construir el carácter.

 

 

Otra razón es que las experiencias compartidas nos conectan aún más a las personas que tener algo material en común con ellos. Es más probable que te sientas conectado a alguien con quién te fuiste de vacaciones a Bogotá que con alguien que haya comprado tu misma televisión.

 

Incluso si alguien no estaba contigo cuando tuviste una experiencia en particular, es mucho más probable que sientas conexión con alguien que también haya escalado el sendero de los Apalaches o haya asistido al mismo show que tú, en vez de ser dueños de un mismo producto. 

 

Además, es menos probable que compares tus experiencias negativamente con las de alguien mas, de lo que harías con compras materialistas. Un estudio conducido por Ryan Howell y Graham Hill descubrió que es más fácil mostrar y comparar cosas (¿Cuántos kilates tiene tu anillo?, ¿Qué tan rápida es la CPU de tu computador?) que las experiencias. Y como es más fácil de comparar, la gente lo hace.

 

"La tendencia de querer estar al día con lo que hacen los ricachones va mas por lo material que por las experiencias que se viven," dice Gilovich. "Ciertamente nos molesta, si estamos de vacaciones y  vemos gente alojándose en un hotel mejor que nosotros o volando en primera clase. Pero no causa tanta envidia como cuando nos sobrepasan en lo material."

 

La investigación de Gilovich tiene implicaciones en individuos que quieren maximizar el retorno de la felicidad en sus inversiones financieras, para empleadores que quieran tener empleados más felices, y para los legisladores que quieran tener ciudadanos más felices. 

 

"Cambiando las inversiones que se hacen en la sociedad y las políticas que siguen, se puede guiar a una gran población a tener los tipos de experiencias que buscan y así promover mas felicidad," escribe Gilovich y su coautor, Amit Kumar, en el reciente artículo el el diario académico Psicología Social Experimental.

 

 

Si la sociedad se toma esta investigación a pecho, no sólo debería significar un cambio en cómo la gente gaste el dinero que les sobre, sino que se debería poner un énfasis en las vacaciones pagadas de los empleados y los gobiernos en cuidar los espacios recreacionales.

 

"Como sociedad, ¿No deberíamos facilitarle a las personas la capacidad de tener experiencias?" Dice Gilovich

 

 

 

Please reload

Please reload

Quién Está Detrás del Blog
Páginas Recomendadas
1/2
Síguenos
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • YouTube básica Negro

Prensa Positiva © 2015

Compartiendo las buenas noticias

Otro proyecto de

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter limpio gris
  • YouTube limpia gris