Un método con payasos mejora la expresión de emociones en personas con demencia

En el estudio han participado personas mayores con diagnóstico de demencia en fases moderadas y avanzadas que después de la intervención de los clowns han evidenciado algún movimiento en los ojos o boca o en otros casos han esbozado una sonrisa.

La entidad Pallapupas-Payasos de Hospital y la Fundación Pere Relats han encontrado un método para facilitar, con intervenciones de 'clowns', que personas afectadas por demencias en fases avanzadas puedan expresar sus emociones. Un total de 102 personas residentes en la Fundación Pere Relats, entidad que atiende a personas mayores, han colaborado en esta iniciativa y al mismo tiempo se han beneficiado de este servicio pionero.

Según ha explicado un portavoz de la organización, el trabajo comenzó en 2009 cuando miembros de Pallapupas acudieron a la Fundación Pere Relats para trabajar con personas que presentan déficit cognitivos importantes. En las sesiones, descubrieron que la figura del clown es fundamental para generar, a través del juego, las condiciones apropiadas para que estas personas expresen sus emociones. Según los expertos, las personas con demencias, aunque tienen afectado el nivel cognitivo y funcional, el área emocional conserva sus capacidades.

En el estudio han participado personas mayores, con diagnóstico de demencia en fases moderadas y avanzadas, cuyas reacciones ante la intervención de los 'clowns' han sido el movimientos de los ojos, de la boca o esbozos de sonrisas, "todos ellos pequeños gestos que descubren que su parte sensorial y afectiva todavía sigue activa", según ha explicado la fundadora de Pallapupas, Angie Rosales.

Según el estudio, los miembros de Pallapupas y los responsables de la Fundación Pere Relats han comprobado que el 97% de las interacciones han sido positivas. También han cuantificado los distintos niveles de respuesta: un 39,4% se han expresado de forma ocular, un 30,1% verbal y un 21,8% a través de la sonrisa.

La actividad planteada por Pallapupas en colaboración con la Fundación Pere Relats pretende generar, según la entidad, "un espacio donde las personas afectadas de demencia en fases avanzadas tengan la oportunidad de comunicarse y de salir del aislamiento que les produce la pérdida de sus capacidades cognitivas".