El abogado de éxito que encontró su lugar en África

 

"Cumplí los 29 años durante mi primer viaje a Etiopía, enfermo, con fiebre alta y diarrea. Aún no sabía que aquel sería mi hogar. Entonces yo era lo que llamaban 'un abogado de éxito'". Así arranca la primera página del viaje que llevó a un tipo con 'la vida resuelta', casa propia, BMW y reloj caro a abandonarlo todo y comenzar de cero en algún lugar de África.

 

Su nombre, Paco Moreno, autor del libro 'Mi lugar en el mundo', la novela autobiográfica ganadora del premio Feel Good que entregan la Obra social 'La Caixa' y Plataforma Editorial.

 

La primera vez que Moreno viajó a la tierra color ébano, lo hizo como voluntario. Mochila al hombro, marchó al país en el que nace el Nilo Azul. África se cruzó en su camino y nada volvió a ser lo mismo. "Por aquel entonces ganaba bastante dinero. Todo me iba viento en popa. Sentía que era un privilegiado y que tenía que hacer algo por los demás", cuenta el escritor de la novela.

Y así fue. En 2005, después de varios aviones de ida y vuelta, Moreno fundó laONG Amigos de Silva, una asociación que busca mejorar las condiciones de vida de las personas que habitan en países subdesarrollados y sensibilizar al primer mundo. "Realmente compensa. En los años que trabajé en España no di con nadie que mereciese la pena. En cambio, en Etiopía encuentro cada día gente maravillosa", añade.

 

Dejar de lado su plaza como profesor en la Universidad Complutense de Madrid y el despacho de abogados en el que resolvía pleitos que, incluso, aparecían en la televisión, fue el precio que Moreno tuvo que pagar para encontrar 'su lugar en el mundo'. "Me di cuenta de que el dinero no lo era todo. Me llevé una maleta y me sobró el 90% del equipaje", explica el cooperante: "Que ¿qué conservo de mi vida antigua? Una visa oro. Eso sí, duermo perfectamente. No echo de menos absolutamente nada".

 

"Los sucesos se alinearon y supe que era el momento". Aunque es cierto que esta historia - que todavía continúa- tiene un final feliz, la decisión de abandonar Occidente y poner rumbo al continente negro nunca fue fácil. "Tardé bastante tiempo en dar el paso", recuerda Moreno. "Mi padre me dijo: 'No te entiendo, pero si crees que es lo que tienes que hacer, adelante'".

"A veces es una personalidad triste, a veces impenetrable, pero siempre irrepetible. África era dinámica, era agresiva, estaba al acecho", así describía Kapuscinski la tierra que "enganchó" a Moreno con sólo mostrarle una puesta de sol. "El tiempo allí no existe y un globo es suficiente para arrancar la sonrisa a un niño", cuenta el cooperante. "O te gusta o no te gusta, y a mí me enamoró".

 

Los proyectos que Amigos de Silva tiene actualmente en marcha se desarrollan en la región de Afar, la más pobre y necesitada Etiopía. Allí, Moreno y su equipo trabajan en la construcción de hospitales y centros de salud, en proyectos nutricionales para los más pequeños, en la prevención de la malaria y en la creación de pozos de agua potable. "Nuestra meta es que los habitantes de estas tierras desérticas no tengan que recorrer kilómetros para beber agua. Entonces, tal vez puedan ir a la escuela. La educación es el único arma para escapar de la pobreza", explica el autor de 'Mi lugar en el mundo'.

 

El voluntariado y la sensibilización para acercar la realidad de Afar al primer mundo es otro de los objetivos de Amigos de Silva. "No buscamos convencer a nadie, sólo queremos dar a conocer lo que ocurre. Lo de ser voluntario es una cuestión demasiado personal", asegura Moreno, que pasa tres meses al año en España. "Tienes que ir para luego volver y eso es, quizás, la parte más difícil. Hay que encontrar el equilibrio. Aprender a no sentirse culpable por cómo es nuestra vida aquí".

 

 

 

Please reload

Please reload

Quién Está Detrás del Blog
Páginas Recomendadas
1/2
Síguenos
  • Facebook Basic Black
  • Twitter Basic Black
  • YouTube básica Negro

Prensa Positiva © 2015

Compartiendo las buenas noticias

Otro proyecto de

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter limpio gris
  • YouTube limpia gris